La terapia del siglo XXI, hablamos de la tecnología Photon Platino, una fibra de cerámica compuesta de una aleación de platino, titanio y aluminio.

La tecnología de la terapia del siglo XXI viene a dar así la razón a quienes desde hace siglos mantienen que el cuerpo humano también adquiere la salud y la enfermedad en el intercambio de energías invisibles con su entorno.

Es la base de lo que algunos conocen como Medicina Bioenergética. Los beneficios de los rayos solares sobre la salud son conocidos desde hace 5.000 años por la Medicina Tradicional China.

terapiadelsigloXXI

LA ENERGÍA BIOINFRARROJA
Como se sabe, la energía solar que recibimos en forma de fotones puede ser visible es decir, detectable por nuestra retina- o invisible. Una diferencia que viene dada por la distinta longitud de onda de las radiaciones electromagnéticas (recuérdese que las ondas son las formas de propagación de la energía en un medio material o en el vacío). Pues bien, resulta que cada color tiene una longitud de onda distinta. Y nuestros ojos sólo son capaces de captar un determinado espectro de esos colores: el que va desde el rojo (unos 700 nanómetros de longitud de onda, la más amplia de capaz de detectar la vista) hasta el violeta (cuya longitud de onda es de unos 400 nanómetros) pasando por el naranja, el amarillo, el verde, el azul y el añil.

Tales colores o, lo que es lo mismo, tales longitudes de onda son pues las que pertenecen al ámbito de lo visible (para nosotros, por supuesto, porque algunos animales tienen la capacidad de ver un espectro de colores más grande, tanto más allá del rojo el mundo del infrarrojo- como del violeta la zona ultravioleta.

Por tanto, entiéndase que el hecho de que nosotros no podamos ver algo no implica que no exista. Puede estar, simplemente, fuera de nuestro espectro visual. Ahora bien, entre los rayos infrarrojos (que tienen entre 0,9 y 1.000 micras de longitud de onda) están los denominados “rayos infrarrojos lejanos” que son aquellos cuya longitud de onda está situada entre 4 y 14 micras. Y esos son los que pueden resultar beneficiosos para la salud del ser humano, razón por la que se conocen como bioinfrarrojos. ¿Y qué efectos positivos son los que provocan en nuestro organismo? Se han verificado los siguientes:

-Activan las moléculas de agua de nuestro cuerpo.


-Mejoran el nivel de oxígeno.


-Calientan y eliminan grasas, residuos químicos y toxinas de nuestra sangre reduciendo su nivel de acidez.


-Mejoran el flujo de sangre.


-Mejoran el sistema nervioso.

Efectos que pueden dar lugar a indudables beneficios terapéuticos en distintas patologías. Es el caso de un invento reciente: la fibra de cerámica infrarroja. Hablamos de un material blanco, de textura similar al fieltro y aproximadamente tres milímetros de espesor que está compuesto de fibras bombardeadas con microscópicas partículas procedentes de distintas aleaciones capaces de conseguir la emisión de rayos bioinfrarrojos partiendo de un hecho físico conocido: todo objeto es capaz de emitir energía cuando a su vez es estimulado por energía luminosa o calorífica, dependiendo su longitud de onda del material de que esté constituido.

Pero, ¿qué es exactamente la fibra de cerámica infrarroja? Pues se trata de un tejido que aprovecha que el cuerpo humano emite calor durante sus procesos metabólicos para devolver amplificados los rayos bioinfrarrojos al organismo.La idea se le ocurriría al investigador y médico japonés Toshio Komuro, quien dedicó varios años de su vida a obtener un material que triplicara los efectos saludables de los rayos bioinfrarrojos. Y el resultado fue un sofisticado hilo de cerámica producto de la aleación de tres metales -platino, titanio y aluminio- obtenida mediante su fusión conjunta a 1.000º C y pulverizados a través de un procedimiento secreto en minúsculas partículas de solo 40 amstrons (el amstron es la diezmillonésima parte del metro).
Y así, con ese hilo de cerámica, se crearía el tejido que hoy conocemos como Photon Platino y que se utiliza en la fabricación de ropa interior y deportiva, colchones, edredones, mantas térmicas y, ahora, ¡cápsulas infrarrojas!

EL “RAYO DE LA VIDA”
¡Energías invisibles modificando nuestro estado de salud! Claro que, en realidad, el principio físico no difiere tanto del que hay detrás de la aplicación de la onda corta, los ultrasonidos o la hipertermia tradicional. La gran diferencia es que el bioinfrarrojo es considerado “el rayo de la vida”. Recordando la tradición oriental: “En el mismo momento en que el espermatozoide y el óvulo se encuentran salta una chispa, hay un desprendimiento energético que coincide con el de cada una de las divisiones de la célula en la mitosis (entre 0,2 y 0,09 electrón-voltios),  cuya longitud de onda es similar a la de los rayos bioinfrarrojos y a la emitida por la fibra de cerámica infrarroja. Se trata pues de una longitud de onda que se encuentra en la memoria celular del ser humano, nuestro particular rayo de la vida”.

De hecho el cuerpo humano irradia una energía infrarroja entre 3 y 50 micras en sus procesos metabólicos, la mayoría de ellos en torno a 9’4 micras. Y la bioinfrarroja, como ya dijimos, está entre las 4 y las 14 micras de longitud de onda. Es pues esa conexión la que explica las ventajas que para la salud tiene este tipo de infrarrojos (y no otros).

Cabe agregar que la interacción entre la fibra emisora de energía bioinfrarroja y las células humanas actúa por partida doble: por resonancia celular y por impulso energético. Para entenderlo basta recordar al cantante de ópera cuando emite una determinada nota que es capaz de provocar, por una parte, la resonancia de la estructura molecular de determinados cristales y, por otra, generar una sacudida que consigue desunir sus moléculas produciéndose el llamativo efecto de estallido del cristal.

Pues bien, las células de nuestro cuerpo tienen un diámetro que oscila entre 10 y 20 micras. Y puesto que en Física la frecuencia resonante de un objeto es aproximadamente equivalente a su diámetro la frecuencia resonante para las células normales está en la banda de los infrarrojos lejanos: los bioinfrarrojos. Una resonancia que le sirve a la célula, “para recuperar la información trasmitida en el origen de la vida a la célula sobre su comportamiento,sobre su vibración correcta, lo que indudablemente puede contribuir en ocasiones a mejorar el metabolismo celular”.

El segundo gran beneficio de la interacción entre las partículas de la fibra emisoras de bioinfrarrojos viene dado por el impulso energético que permite “sacudir” -hacer vibrar- las moléculas de agua en nuestro organismo. Es preciso no olvidar que somos 60 trillones de células formando un organismo compuesto en un 70% por agua y cuya sangre se compone también de un 85% de agua. El biólogo Roger Coghill, investigador de referencia a nivel internacional sobre los efectos de la electricidad y el magnetismo en todas las formas de vida (Bioelectromagnetismo) y uno de los científicos que ha trabajado en la investigación del Photon Platino, define así el efecto “sacudida”: “Es en la ‘sacudida’ donde radica el secreto del Fotón Platino porque sus suaves radiaciones pueden hacer vibrar las superficies de las células delicadamente por medio de la resonancia. ¿Y por qué eso es bueno para las células? Para entenderlo debe intentar imaginar por un momento que usted es una célula. Como célula orgánica usted no tiene ya boca, nariz, ojos, miembros o sistema digestivo. Todo lo que usted tiene alrededor es una membrana doble. Por ella deben pasar todos los nutrientes que usted necesita… y salir todos los productos de desecho de su metabolismo. Es decir, la misma membrana debe actuar como ojos, orejas, nariz y lengua; sus sensores le dirán qué está pasando en el mundo externo.

 

LOS CLUSTER O SUPERMOLÉCULAS
En la vida macroscópica, cuando el agua está limpia y fluye libremente crece la vida; cuando se estanca y se acumulan los residuos contaminantes llega inevitablemente la muerte. Y lo mismo ocurre con nuestra “agua interior”. De ahí la importancia de que nuestras células estén rodeadas de agua pura, “el agua madre de donde las células obtienen sus componentes nutricionales en forma ionizada. Cada célula tiene lo que podemos denominar ‘puertas fotovoltaicas’ en las que pueden acoplarse tres moléculas de agua para permitir la descarga de los nutrientes”.

Sin embargo, las moléculas de agua, por su peculiar constitución atómica, pueden convertirse en imanes capaces de adherir las moléculas de los productos contaminantes que continuamente nos asaltan. Las partes positivas de la molécula atraen a las negativas de otra molécula y viceversa, con lo cual se forman “racimos” de moléculas de agua denominados “cluster”.

Pues bien, con la presencia constante en nuestros organismos de gases, metales y otros componentes tóxicos presentes cada vez más en nuestra vida diaria- sus moléculas terminan agregándose a estos racimos dificultando finalmente nuestras funciones metabólicas:

1. Por un lado, los componentes transportados por el agua quedan bloqueados en el “cluster” lo cual dificulta la alimentación y eliminación de desechos celulares.
2. Por otro, los “cluster” son macromoléculas que no pueden traspasar la membrana celular de manera fluida por lo que los iones o cargas eléctricas tampoco pueden intercambiarse alterándose la función bioeléctrica celular. Y,
3. La formación de un “cluster” origina un aumento del volumen y una disminución de la densidad lo que provoca una menor adhesión de líquido intersticial (el agua madre) a la membrana plasmática y, consecuentemente, una disminución en el trasvase del Ca++ (calcio) al interior celular.

INVESTIGACIÓN Y BENEFICIOS BIOLÓGICOS

Debemos aclarar que nadie relacionado con la revolucionaria fibra de origen japonés afirma que ese material “cure” nada. Sin embargo, es evidente por los estudios científicos realizados hasta la fecha- que los beneficios de los procesos realizados a nivel molecular son muchos y que éstos como no podía ser de otra manera tienen su contrapartida directa en todos los sistemas orgánicos:

-El primero y más inmediato de los beneficios obtenidos es que favorece la fagocitosis en nuestro organismo, mecanismo por el cual nuestro sistema de defensa se deshace de los elementos indeseables que nos parasitan y suelen vivir entre los racimos moleculares.

-Produce una marcada disminución de los ácidos grasos dificultando el depósito de grasas en nuestras arterias y mejorando la circulación sanguínea lo que favorece la recuperación de las enfermedades causadas por dificultades circulatorias.

-Aumenta la temperatura corporal y permite al cuerpo humano recuperar la temperatura superficial de forma más rápida.

-Mejora el flujo sanguíneo en las extremidades favoreciendo los procesos termorreguladores del cuerpo, calentando o eliminando calor de los órganos con objeto de mantener los niveles de Ph óptimos para el correcto funcionamiento celular.

-Aumenta la intensidad de los ritmos cerebrales al facilitar la entrada de glucosa en las células aumentando así la energía disponible para las células cerebrales, requisito previo para mejorar la síntesis de la molécula ATP (Adenosina Trifosfato), la molécula transportadora de energía en nuestro cuerpo.

-Favorece la expulsión de gases y materiales tóxicos del interior del organismo por fragmentación de los clusters de agua. Esto produce una disminución de la acidificación sanguínea.

-Mejora la llegada de nutrientes al interior de la célula favoreciendo la adhesión de grupos de moléculas más fragmentados través de la membrana celular. Al romperse los cluster mejora el contacto con la membrana celular.

-Produce una eliminación rápida del ácido láctico de los músculos. Su acumulación es la que nos provoca la sensación de cansancio. En estudios realizados en el Centro de Estudios de Alto Rendimiento de Murcia por el Dr. Villegas y en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad de Granada por el Dr. Juan Carlos De la Cruz pudieron constatarse esos efectos en estudios a doble ciego.

De la Cruz investigó dos grupos de 12 ciclistas profesionales confirmando que aquellos que habían usado la fibra de Photon Platino producían menos ácido láctico y, por tanto, experimentaban menor cansancio: “Hemos apreciado –explica-  unas diferencias significativas en los registros de frecuencia cardiaca y ácido láctico cuando los ciclistas estaban provistos de prendas de Photon Platino, especialmente en la recuperación.

-Tiene propiedades antiinflamatorias según quedó demostrado por los trabajos efectuados por la Dra. Carla Diogo en Oporto. Al disminuir la inflamación también disminuye el dolor ya que se reduce la presión que ejercía dicha inflamación sobre las terminaciones nerviosas. Mejora, pues, el dolor articular y muscular en artrosis y artritis.

-Puede tener efectos anticancerígenos en algunos casos, especialmente al subir las defensas del sistema inmune.

-Reduce notablemente la sintomatología en los procesos de asma infantil.

-El Photon Platino se comporta como un inhibidor del crecimiento bacteriano, probablemente por el oxígeno activo que libera.

Y, por último, la terapia del siglo XXI, Photon platinum
-Mejora la actividad de las células de la piel proporcionando tersura y una mejor hidratación, reduce las contracturas musculares, tonifica energéticamente el organismo e, incluso, ayuda a eliminar el tejido subcelular subcutáneo (obesidad, celulitis, adiposis…) De ahí su uso actual en centros de belleza.

EL “PHOTON DOME”

El Photon Dome es, pues, una sauna muy especial.
Los efectos benéficos de los baños de “sauna o vapor” para desintoxicar el organismo se conocen desde hace mucho tiempo. El calor aumenta la temperatura de la piel y estimula la producción de sudor. Los vasos sanguíneos se dilatan, mejora la circulación, la resistencia de los vasos sanguíneos periféricos disminuye (la presión arterial puede también disminuir) y los latidos del corazón aumentan para mantener la presión en el límite normal.

El doctor Allan Lieberman, director médico del Centro de Medicina del Medio Ambiente y Enfermedad Ocupacional de Charleston en Carolina del Norte (EEUU), afirma: “La sauna desintoxica el cuerpo abriendo los poros y permitiendo así la limpieza -por medio del sudor- de hasta un 30% de las toxinas acumuladas lo que puede derivar en una mejoría de la claridad mental, estabilidad emocional y sensación de bienestar“. Sin embargo, uno de sus mayores inconvenientes es la necesidad de soportar temperaturas muy por encima de lo habitual. ¿Y qué organismo soporta habitualmente 70º C? De hecho, los pacientes con patologías cardíacas tienen por eso expresamente prohibidos estos baños de calor.

Pues bien, una vez más la tecnología Photon proporciona la solución a través de la terapia del siglo XXI: el calor seco inducido por los rayos infrarrojos largos de Photon Dome provoca una gran eliminación de toxinas a menor temperatura que la de una sauna convencional.

La profunda transpiración (de 500 a 1.000 cc.) que se consigue con ella a una temperatura media entre 40º y 60º elimina gran cantidad de impurezas incrustadas en los tejidos dérmicos y subdérmicos.

Su utilización permite pues acelerar los beneficiosos efectos sobre nuestra salud reseñados anteriormente sobre todo si su uso va acompañado de la ingesta posterior de agua de calidad, la adecuada reposición de minerales y un descanso reparador.

Ahora bien, la Photon Dome está contraindicada en algunas patologías graves o avanzadas como procesos febriles, infartos recientes, accidentes cerebrales vasculares, insuficiencia renal aguda, embarazo…

Y por eso, como cualquier otro elemento que tenga incidencia sobre nuestra salud, el proceso debe estar sometido al control de profesionales que supervisen los datos fisiológicos fundamentales como la presión arterial, el ritmo cardíaco, el peso y la temperatura corporal antes y después de su uso.

En suma, la fibra de cerámica bioinfrarroja combinada con el calor de esta cápsula sitúa a la clase médica ante un dilema que cambiará muchas mentalidades.

Porque si hasta ahora el modelo de salud comenzaba en los procesos bioquímicos (moleculares, atómicos, genéticos) que inciden en los procesos funcionales y éstos, a su vez, en el estado de los órganos, la investigación científica está situando en el inicio de la cadena a los procesos bioenergéticos capaces de producir alteraciones en los bioquímicos.

Qué duda cabe de que se trata de una puerta difícil de franquear pero hacerlo dará a la Medicina una dimensión absolutamente diferente al crear en torno a la Bioenergética un cuerpo doctrinal en el que los médicos convencionales y los tradicionales puedan sentirse cómodos y convivir por fin.

Unos por las indiscutibles evidencias científicas aportadas sobre las energías invisibles, los otros porque verán reconocida la sabiduría ancestral que tras hermosas palabras escondía una única realidad, válida para las dos formas de pensar.

 

Fuente: DSALUD Revista de salud y medicina

Link: www.dsalud.com/reportaje/nace-una-nueva-terapia-la-sauna-de-infrarrojos-photon-dome/

 

 

2 Comments

  1. Alejandra Redondo dice:

    Esta tecnología ha cambiado por completo mi forma de trabajo, mi orientación de negocio y mi forma de vida. Ha sido todo un descubrimiento. Me dedico a mejorar la salud de la gente y la cápsula Photon se ha convertido en mi fiel aliado. He logrado incrementar la efectividad de mis tratamientos en un 50% y creo que no he podido tomar mejor decisión a la hora de añadir un nuevo elemento a mi centro de trabajo. Mis pacientes están encantado y yo, más. Gracias.

  2. Víctor Manuel Blanco dice:

    Se trata de una tecnología innovadora porque antepone a los procesos biológicos que tienen lugar en nuestro organismo los procesos bioenergéticos que inciden sobre él y que rigen su funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

error: Contenido protegido por Photon Platinum.